España: Papas "dumping" | ARGENPAPA
Sábado 18 de Agosto de 2018
El portal de la papa en Argentina
-7.41%Variación precio
puestos MCBA
  • Cielos nubosos con lluvias débilesBalcarceBuenos Aires, Argentina
    - 16°
  • Cielos nubososVilla DoloresCórdoba, Argentina
    10° - 21°
  • Cielos nubosos con lluvias moderadasRosarioSanta Fe, Argentina
    - 23°
  • Cielos nubosos con lluvias débilesEstacion UspallataMendoza, Argentina
    -3° - 11°
  • Cielos nubososCandelariaSan Luis, Argentina
    10° - 23°
  • Intervalos nubososChoele ChoelRío Negro, Argentina
    - 14°
  • Intervalos nubososSan Miguel de Tuc.Tucumán, Argentina
    11° - 27°
Ampliar
 Buscador de Noticias
Europa 09/02/2018

España: Papas "dumping"

La aragonesa María Moliner, autora del Diccionario del Uso del Español, nos introduce la palabra inglesa "dumping", que significa que una mercancía es vendida con precios más bajos que los costes de producción.

Y ello supone que crea ruina para los productores del país en el que se comercializa. Con ello, Moliner no nos presenta una nueva variedad de papas inglesa, sino que nos traduce al castellano una picaresca del comercio internacional que crea problemas serios a los que lo sufren.

Hace cuatro o cinco años, en Canarias comprábamos papas a 5 euros los 25 kilos, es decir, 0,20 euros el kilo. ¿Es posible producir papas en Inglaterra, envasarlas y transportarlas a Canarias por sólo 20 céntimos? Ahora podemos contemplar parte de los resultados: los precios de importación doblan los de las supuestas papas baratas, ya que los precios anteriores hicieron desertar a los agricultores que las cultivaban en Canarias.

Ahora sólo hay tierras balutas; ahora tenemos que pagar las alegrías de las papas "dumping", a las que se unen otros problemas relacionados con el agua, la sequía, la polilla guatemalteca, etc., etc.

Como vemos, la filóloga no introduce una nueva variedad de papa; nos dice que hay que poner en valor el trabajo, el esfuerzo, lo pequeño, lo local, en resumen, separar el trigo de la paja, fuera de espejismos coyunturales. El coste de las cosas tiene que tener armonía; por ello, los agricultores deben tener una recompensa por su trabajo. Lo que nuestra experiencia señala es que, cuando no hay papa local, el precio al consumidor sube, ya que el importador sabe que, no habiendo papa canaria, puede llevar al alza la papa de fuera sin mucha dificultad.

Apoyar la producción local es, además, una garantía de calidad. En el caso de este año, por ejemplo, consumiremos papas inglesas "viejas" (cavadas en septiembre pasado) por lo menos hasta abril, ya que la cosecha local de invierno ha tenido problemas con la escasez de agua, sobre todo en los jables entre La Escalona y Agache.

Aquí, el cuello de botella es el agua, ya que los cultivos en jable como siembra de verano demandan más de 200 l/ m2. Este verano ha sido largo y seco, encontrándose, además de las mermas de las galerías, las carencias en la balsa de Trevejos, y la dura competencia de las demandas urbanas, situación que requiere un esfuerzo por parte de la administración para suministro de abasto urbano de las zonas medias y bajas con aguas desaladas.

Las papas y la vid son también paisaje, población viviendo en el mundo rural. Es necesario dignificar un territorio y su gente, donde el autoabastecimiento es algo básico. Qué decir de las papas como un plato de la tierra. Los agricultores demandan unos precios similares que cubran sus costes de producción, que, dependiendo de las zonas, puede situarse entre los 0,50 ?/kg y los 0,60 ?/Kg. Nuestros productores están dispuestos al autoabastecimiento de las Islas doblando la superficie cultivada, mejorando no sólo la calidad y la estabilidad de un plato básico en la dieta de los canarios, con un consumo de más de 30 kg por persona y año.

Las papas y su cultivo significan también diversidad en las medianías, tanto cuando se alterna con legumbres y cereal como cuando complementa a la viña. También es de destacar el papel que cumplen las tierras sembradas de papas como barreras contra incendios forestales en las medianías, sobre todo en el norte.

Las papas de color significan también un elemento de identidad y referencia en el paisaje y la cocina, una seña de identidad vinculada al vino del país. En consecuencia, nuestro medio rural no se entiende sin papas y vino.

Tenemos que dignificar a los agricultores y ganaderos echando de las Islas las papas "dumping" de María Moliner; aquí y ahora podemos autoabastecernos con papas canarias.

Las papas "dumping" siembran una miseria en nuestro campo y espejismo en el mundo urbano, al dejar los surcos para el rabo de gato. Las papas son más baratas cuando hay producción local.

Fuente: http://eldia.es/criterios/2018-02-09/11-Papas-dumping.htm


Te puede interesar