Miércoles 22 de Noviembre de 2017
El portal de la papa en Argentina
0%Variación precio
puestos MCBA
  • Intervalos nubosos con lluvia débilBalcarceBuenos Aires, Argentina
    - 23°
  • DespejadoVilla DoloresCórdoba, Argentina
    15° - 31°
  • DespejadoRosarioSanta Fe, Argentina
    13° - 28°
  • DespejadoEstacion UspallataMendoza, Argentina
    - 25°
  • DespejadoCandelariaSan Luis, Argentina
    15° - 33°
  • Intervalos nubososChoele ChoelRío Negro, Argentina
    12° - 29°
  • Intervalos nubososSan Miguel de Tuc.Tucumán, Argentina
    16° - 31°
Ampliar
 Buscador de Noticias
Argentina 23/02/2015

Consideraciones básicas a tener en cuenta en la cosecha, el transporte y el almacenamiento de la papa.

Consideraciones básicas a tener en cuenta en la cosecha, el transporte y el almacenamiento de la papa.

Introducción.

Lograr un cultivo excelente en cuanto a rendimiento y calidad no termina con la “entrega” del follaje. Por el contrario, a partir de este momento las practicas de manejo que se apliquen a la cosecha, el transporte y el almacenamiento, serán decisivas para determinar que un cultivo sea excelente en cuanto a rendimiento, calidad y rentabilidad.

Es básico recordar que los tubérculos de papa son organismos vivos y por lo tanto variaciones en el ambiente como la temperatura, la humedad y el manipuleo, impactan sobre su comportamiento.

De este modo los daños productos de la cosecha, transporte y manipuleo, ocasionan los siguientes perjuicios:

  • Incrementan las perdidas durante el almacenamiento debido a aumentos en la evaporación y una mayor incidencia de enfermedades.
  • Incrementan los costos de inspección y clasificación en la línea de proceso.
  • Aumentan el costo de la materia prima, dada las mayores perdidas que se producen en la clasificación.
  • Disminuyen la calidad del producto final.
  • En el caso de los tubérculos destinados al mercado en fresco, disminuye la vida de los mismos y decae el aspecto visual de los mismos.

Destrucción del follaje.

La destrucción o secado previo de la cosecha, tiene como objetivo acondicionar los tubérculos para la misma.

  • Debe transcurrir al menos 2-3 semanas entre la destrucción del follaje y la cosecha para que la piel este “firme”, evitando así las papas “pelonas” y disminuyendo la susceptibilidad a los golpes.
  • Esto es particularmente importante en las variedades Shepody y Ranger Russet.
  • Bajo condiciones de suelo muy húmedo y fresco, el desarrollo de la piel es lento, aun si la desecación del follaje es rápida; bajo condiciones de suelo seco la formación de la piel se ve retrasada.
  • Cuando se “corta” o “tritura” el follaje se debe tener en cuenta que la cuchilla de la trituradora, no dañe los tubérculos que se encuentran ubicados muy superficialmente, y que la trocha del tractor sea la adecuada para no pisar los camellones.

Humedad del suelo.

Si el suelo esta seco, se debe aplicar un riego antes de la cosecha a fin de disminuir la presencia de cascotes y los golpes que estos producen en los tubérculos.

  • Los suelos arenosos y secos, se separan rápidamente de los tubérculos en el acarreador primario, reduciendo la carga total (tubérculos + suelo) sobre el acarreador.
  • La sub-utilización del acarreador aumenta el nivel de daño. Si el riego no puede ser aplicado entonces, se debe aumentar la velocidad de avance de la cosechadora para incrementar la carga de tubérculos y suelo en el acarreador primario y secundario
  • Cuando el suelo esta muy húmedo en la cosecha, la carga total de tubérculos y suelo en los acarreadores se incrementa
  • El exceso de tierra puede ser eliminado con la utilización de los “shaker”, a fin de aumentar la agitación, pero eso también puede incrementar el nivel de daño en los tubérculos. Una mejor opción es disminuir la velocidad de avance de las cosechadoras a fin de disminuir la carga de suelo en el acarreador primario y secundario.
  • El suelo debe llegar hasta el final del acarreador secundario.

Condiciones de los tubérculos

Tres condiciones físicas de los tubérculos afectan su susceptibilidad a daños durante la cosecha: el grado de madurez, el nivel de hidratación (contenido de agua) y la temperatura.

Grado de madurez

  • Los tubérculos inmaduros son muy susceptibles al “pelado” y a la ruptura de tejido. La madurez puede alcanzarse retrazando la cosecha hasta tres semanas luego de la muerte del follaje.
  • Bajo las condiciones climáticas del sudeste bonaerense, esta estrategia puede ser riesgosa en caso de que se produzcan precipitaciones.
  • El tiempo de madurez esta influenciado además por el ambiente, el cultivar, la fertilidad, el vigor de la planta, y la presencia y la severidad de enfermedades del follaje.

Nivel de hidratación

  • La humedad del suelo a la cosecha afecta el nivel de hidratación de los tubérculos.

  • Los tubérculos deshidratados son más susceptibles a desarrollar daños por mancha marrón interna (black spot).

  • Por el contrario los tubérculos muy hidratados son susceptibles al daño externo (daño mecánico y astillamiento)

  • Luego del “quemado” o destrucción del follaje los tubérculos pueden deshidratarse muy rápidamente tornándose susceptibles a la mancha negra interna cuando el nivel de humedad del suelo es menor al 50%.

  • Un riego aplicado en forma previa a la cosecha permite la rehidratación de los tubérculos y disminuye la susceptibilidad a la aparición de la mancha negra interna.

  • En los casos en los cuales el suelo esta saturado, los tubérculos se hidratan fácilmente y son muy susceptibles a la rotura de tejido.

Temperatura

Generalmente, a medida que aumenta la temperatura del tubérculo la susceptibilidad a los daños disminuye. Esto es más notable en los casos en los cuales están muy o poco hidratados.

  • Las temperaturas entre 8-16 °C son consideradas como las más adecuadas para la cosecha y el manipuleo de los tubérculos.
  • Las temperaturas por encima de los 18.5 °C son consideradas como inadecuadas, dado el aumento en el riesgo a la ocurrencia a pudriciones durante el almacenamiento.

La temperatura de los tubérculos y la susceptibilidad al daño están influenciadas por el momento del día en el cual los tubérculos son cosechados. En otoño, las temperaturas durante las primeras horas de la mañana, pueden resultar muy bajas, con lo cual el nivel de susceptibilidad al daño aumenta. Se debe considerar la temperatura específica de cada lote para decidir sobre la conveniencia o no de continuar con la cosecha.

Estado de la maquina cosechadora.

Antes de iniciar la cosecha es importante verificar en cada maquina el estado general de la misma. A continuación se enumeran una serie de puntos que pueden presentar problemas.

  • Chasis: piezas dañadas, presencia de superficies cortantes.
  • Sistemas hidráulicos: revisar perdidas y estado de mangueras y conexiones.
  • Rodamiento
  • Cuchillas: desgaste general, rodamientos etc.
  • Rejas: ángulo de inclinación, hojas móviles, distanciamiento.
  • Acarreadores primario y secundario: separación entre varillas, protección en las varillas, remaches, protecciones a la salida de los acarreadores.
  • Dedos saca yuyos: cantidad, protecciones, accionamiento de los resortes.
  • Distancia entre los acarreadores primario y secundario y los rollers.
  • Altura de caída entre los acarreadores primario y secundario
  • Clean flow: tipo, desgaste de rollers, cantidad.
  • Cintas con dedos de goma: altura y estado de los mismos.
  • Mesa de inspección: estado de la cinta, acarreador, recolector inferior, varillas, comandos de accionamiento, reguladores de velocidad, presencia de protecciones.
  • Cigüeña: cangilones, protecciones, cantidad y distancia de las varillas.

La operación de la cosecha mecánica:

Esta demostrado que el factor más importante respecto al nivel de daños en los tubérculos, es la relación entre la velocidad de la cosechadora, la velocidad de los acarreadores y los golpes que sufren los tubérculos en su paso a trabes de los acarreadores.

Por otra parte, se ha determinado que entre el 80-90% de los golpes que reciben los tubérculos se producen durante el proceso de cosecha. Para minimizar el nivel de daños se debe tener en cuenta que:

  • Los acarreadores deben ir completos con tubérculos, suelo y otros minerales.
  • De ser necesario, se debe aumentar la velocidad de cosecha a fin de homogenizar el flujo de tubérculos a trabes de los acarreadores.
  • La altura de descarga entre los acarreadores y de la cigüeña a la tolva, así como en cualquier otro movimiento debe ser menor a 15 cm.
  • Es necesario proteger con goma u otro material blando las superficies que estén en contacto con los tubérculos. Esto es valido no solo para la cosechadoras, sino para el transporte y el manipuleo posterior
  • Resulta fundamental disminuir la altura de caída de los tubérculos durante el llenado de las tolvas

Por otra parte, los operarios de las maquinas deben estar entrenados para este trabajo, pues como fue mencionado, en los pocos minutos que tarda el tubérculo de pasar del suelo al transporte, se define su calidad respecto al nivel de golpes y daños mecánicos.

Uso de peludos adicionales

El uso de peludos (windrowers) presenta algunas ventajas, tales como un uso más eficiente de la capacidad de cosecha de las maquinas y un incremento en la eficiencia de cosecha (ha/día) a un menor costo que cuando se compara con la operación de una cosechadora adicional. El aumento en el flujo de tubérculos a trabes de la cosechadora también reduce el nivel de daños. Estos beneficios solo se alcanzan si los peludos se utilizan correctamente.

El transporte

Para asegurar el éxito de la cosecha, no alcanza con prestar atención al estado y operación de la cosechadora. El proceso de descarga de la cosechadora al transporte, y el estado del mismo son fundamentales en el proceso. Algunas consideraciones básicas a tener en cuenta son:

  • Las tolvas deben poseer barandas laterales rebatibles, a fin de permitir una correcta descarga de la cigüeña, disminuyendo la altura de caída
  • La utilización de cintas de goma de 15 cm de espesor y que abarque una superficie que integre el ancho de la tolva por 1,5 m puede contribuir a disminuir la altura de caída, pero no es tan efectiva como las barandas rebatibles.
  • Se debe evitar el caminar sobre los tubérculos cuando se cubre el transporte con las lonas correspondientes, a fin de evitar daños adicionales.
  • Se deben utilizar diversos sistemas mecánicos para desplegar las lonas sin tener que caminar sobre la pila de tubérculos.
  • Se deben cubrir paredes y piso con un material blando que permita evitar el golpe de los tubérculos directamente con la chapa del transporte
  • Las tolvas paperas deben contar con un babero de goma en la descarga de la cinta, para disminuir la altura de caída en la descarga.

La disponibilidad de transporte también impacta en la cantidad de tubérculos golpeados que llega a la industria. El hecho de no contar con la cantidad de transporte necesario, hace que todas las operaciones de carga y descarga de los mismos se hagan a una velocidad inadecuada, favoreciendo el mal trato de los tubérculos. Una alternativa a considerar ante la falta de camiones es almacenar en “pilas a campo” una parte de la producción a fin de enviarla a la planta en momentos en que la presión de transporte disminuye.

Descarga del trasporte.

Si se ha prestado atención a las etapas anteriores, resta aun descargar la materia prima para su procesamiento en la línea de producción o para el llenado de los almacenes. A tal fin se debe considerar:

  • La cinta de descarga debe tener una velocidad uniforme, a fin de mantener un flujo uniforme de tubérculos, y disminuir el nivel de golpes.
  • Los implementos de recepción deben encontrarse lo mas cerca posible de la cinta de descarga, de modo tal de disminuir la altura de caída de los tubérculos.
  • La remoción de tierra durante la descarga es muchas veces imprescindible, pero dependiendo del método, esta práctica también puede aumentar el nivel de daño en los tubérculos.
  • La velocidad de la cinta de los “pilers” también puede permitir que los mismos operen a su capacidad máxima, a fin de reducir la altura efectiva de caída de los tubérculos en los puntos de transferencia.
  • La descarga final (boom) del “piler”, debe encontrarse lo más cerca posible de la pila de papas. Un error común consiste en separar el boom de la pila a fin de atender otras necesidades, con lo cual aumenta la altura de caída y la probabilidad de deslizamiento de la pila.
Como disminuir los efectos del nivel de daño en el almacén.

Los daños incrementan la susceptibilidad de los tubérculos a pudriciones e incrementa las perdidas de agua durante el almacenamiento. En estos casos, el manejo del almacenamiento es crucial, a fin de disminuir el impacto de estos problemas.

  • Los tubérculos deben ser “curados” a 12-14 °C y 95% de humedad relativa, con una adecuada ventilación, a fin de favorecer la cicatrización de las heridas producidas durante la cosecha y el transporte.
  • La presencia de agua liquida sobre los tubérculos, disminuye el intercambio de oxigeno y el ritmo de cicatrización.
  • El “curado” se completa en aproximadamente 2-3 semanas bajo condiciones optimas. Recién después de este proceso, se pueden aplicar inhibidores de la brotación.
  • Se debe respetar la altura de apilado a fin de no producir daños por presión en los tubérculos que se encuentran en la parte inferior de la pila. No se debe almacenar a más de 5 metros de altura.
  • Durante el periodo de almacenamiento se debe renovar diariamente el aire, para evitar acumulaciones de co2 y etileno, producido por la respiración de los tubérculos.

Transcripto de: Consideraciones básicas a tener en cuenta en la cosecha, el transporte y el almacenamiento de papa. Del campo a la fabrica. Vol. 4 (2): 2-6. Ing.Agr. Daniel Caldiz Ph D.

Referencias del artículo:

  • Bergonzi, R., O. Erbetta y D. O. Caldiz, 2003. Estrategias para reducir el nivel de golpes en los tubérculos durante la cosecha y el transporte. Del Campo a la Fábrica 3 (4 ): 2-6.

  • Caldiz, D.O., 2001. Producción de papa en la Argentina. Estrategias para aumentar el rendimiento y la calidad. la Plata, Argentina. 110 pp.

  • Caldiz, D.O., 2002. Impacto de los sistemas de cosecha y de distintas maquinas cosechadoras sobre la calidad de la materia prima. Del Campo a la Fábrica 2 (2): 2-7.

  • Thornton, M. y W. Bohl. 1998. Preventing potato bruise damage. bulletin 725 (Revised) Agricultural Experiment Station, Cooperative Extension System, College of Agriculture, University of Idaho. 12 pp.

Fuente: argenpapa@argenpapa.com.ar


Te puede interesar