Viernes 24 de Noviembre de 2017
El portal de la papa en Argentina
10.26%Variación precio
puestos MCBA
  • Intervalos nubososBalcarceBuenos Aires, Argentina
    - 17°
  • Intervalos nubososVilla DoloresCórdoba, Argentina
    17° - 31°
  • Intervalos nubosos con lluvia débilRosarioSanta Fe, Argentina
    10° - 22°
  • DespejadoEstacion UspallataMendoza, Argentina
    - 25°
  • Intervalos nubososCandelariaSan Luis, Argentina
    17° - 33°
  • Intervalos nubososChoele ChoelRío Negro, Argentina
    - 28°
  • Cielos nubosos con lluvia débilSan Miguel de Tuc.Tucumán, Argentina
    18° - 33°
Ampliar
 Buscador de Noticias
Argentina 29/06/2015

Argentina: Yara presentó las mejores prácticas y novedosos métodos para el manejo del cultivo de papa

En un intento más por promulgar las buenas prácticas y las soluciones para una agricultura sostenible y el medio ambiente, Yara organizó el 2º Seminario de Nutrición, esta vez abocado al cultivo de papa.

En su búsqueda de eficiencia, optimización del retorno económico y la difusión de saberes agronómicos, la empresa de origen noruego reunió en un hotel del micro centro porteño a un grupo de más de cien productores y clientes junto con reconocidos técnicos, que disertaron sobre un amplio espectro de temas. 

Entre los especialistas, estuvo el ingeniero agrónomo Hernán Eduardo Echeverría, del INTA Balcarce y la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Mar del Plata, región papera por excelencia. Entre los puntos nodales de su charla, enfocada en el manejo y los métodos de diagnóstico del estado nutricional, el investigador remarcó que, por tratarse de un cultivo muy sensible y ser cultivado bajo riego, la papa obliga a un nivel nutricional superior a otros cultivos. Sin embargo, recordó que el productor debe hacer un uso racional de los nutrientes.

 “En el caso de la papa, queremos poner énfasis en el uso racional del nitrógeno y del fósforo para evitar las externalidades de estos nutrientes, es decir la fuga de estos a otros lugares que no sean el cultivo. Por eso es que el productor tiene que recurrir a monitorear todos los componentes de su sistema de producción”.

Además, Echeverría explicó que un plan nutricional racional implica "hacer buenos muestreos de suelo al momento de la plantación y estimar su mineralización para determinar el nitrógeno y fósforo disponible y ver cuánto falta aplicar para llegar al promedio recomendado. Esto es vital, ya que si nos pasamos de nitrógeno, aumenta el contenido de nitratos y baja el nivel de materia seca. 

Estos controles pueden hacerse mediante medidores de clorofila y de la interrefractancia del canopeo. Estos instrumentos permiten saber cuándo hay problemas en un determinado cultivo. Todas estas herramientas están disponibles en pos de que el productor no pierda en rendimiento ni calidad de producto y, al mismo tiempo, cuide el medio ambiente”. 

En este sentido, Yara se encuentra calibrando para el cultivo de trigo el N-Tester, una herramienta de mano que permite medir rápida y fácilmente el verdor o niveles de clorofila de los cultivos en desarrollo para poder establecer el requerimiento exacto de nitrógeno. 

A su vez, el representante del INTA Balcarce recordó que será a partir de los resultados de muestreos, que el productor deberá planificar la fertilización en forma gradual. “Es decir, no se deben aplicar todos los fertilizantes al momento de la plantación, sino que hay que hacer un uso en función de la demanda del cultivo. 

Un ejemplo claro es el del nitrógeno. A medida que el cultivo crece, aumentan las demandas, con lo cual no tiene sentido hacer una aplicación muy generosa en las primeras instancias, sino ser conservador al principio y hacer las aplicaciones en función a un monitoreo del estado nutricional del cultivo”.

Siguiendo con estos conceptos, dentro de la línea de fuentes nitrogenadas, Yara propone YaraBela Nitrodoble, que asegura el máximo aprovechamiento por parte del cultivo, debido al aporte de nitrógeno en forma de nitrato y amonio. Se aplica desde el momento de crecimiento vegetativo hasta el inicio de tuberización.

El fósforo también es un nutriente a tener en cuenta. Ante esto, Echeverría advirtió que cuando el productor coloca cantidades muy elevadas, “puede llegar a saturar todos los sitios de retención que tiene el suelo, y esto puede también derivar en pérdidas de fósforo por escurrimiento superficial a los cursos de agua. 

Por eso cuando no hacemos un manejo racional de los cultivos, los efectos ambientales no deseados terminan impactando en la vida cotidiana”. Ante esto, la propuesta de Yara es la fertilización con YaraMila Nitrocomplex Plus, que además de fósforo aporta nitrógeno, azufre, potasio y magnesio en sus formas de mayor disponibilidad y solubilidad. Se recomienda su aplicación al momento de la plantación.

El calcio es otro nutriente muy importante por su efecto en la calidad como así también en el rendimiento del cultivo. La doctora Anke Kwast, número uno de investigación y desarrollo (Head of R&D) del Centro de Investigación de Yara en Hanninghoff (Alemania), presentó los resultados de algunos de sus trabajos realizados con YaraLiva Nitrabor, fuente de nitrato de calcio y boro de rápida disponibilidad para el cultivo y cuya aplicación es recomendada al inicio de tuberización.  

Ensayos demostrativos realizados en la localidad de San Cayetano con la variedad Milenium, revelaron que la aplicación en plantación y post-aporte de Hydrocomplex y Nitrabor, incrementó el rendimiento en 3,6 toneladas por hectárea comparado con el uso de fósfato diamónico (DAP), y en 21,3 tn/ha versus un testigo sin fertilizar. Además, la concentración de calcio en tubérculos aumentó 15% y también se comprobó un incremento de materia seca.

En cuanto a la fertilización foliar, dentro de la línea YaraVita, la propuesta es la aplicación de Seniphos para mejorar el nivel de fósforo en la planta en situaciones desfavorables para la exploración radicular; Glytrac que aporta nutrientes clave (N, Ca, ZN y B) para mantener la integridad de los tejidos foliares; y Croplift Bio que estimula el metabolismo del cultivo tanto en etapas vegetativas como reproductivas por su impacto positivo en la absorción de agua y nutrientes. 

Con respecto a estos, el INTA Río I de la mano del ingeniero Luis Lanfranconi, realizó ensayos en el cinturón verde de Córdoba con la variedad Spunta. Los resultados arrojaron un incremento de 7,5 toneladas por hectárea al usar Croplift Bio, y de 2,69 tn/ha con el uso de Glytrac, comparado con testigos sin fertilización foliar. Mientras que estudios en la localidad bonaerense de Otamendi con variedad híbrido FL1867, obtuvieron incrementos de 4,31 tn/ha con el uso de Glytrac y 2,9 tn/ha con el uso de Seniphos versus testigos sin tratamiento foliar. 

Un Método que promete ser revolucionario

Entre las muchas charlas que sorprendieron a los asistentes, estuvo la de la bióloga María Soledad Domínguez (Cooperativa Dionisia – Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica) que llegó desde Otamendi  para difundir la producción de semilla pre-básica de papa mediante sistema aeropónico. Si bien ya existe hace tiempo en muchos países, en Argentina el método es promisorio y se encuentra en una etapa de difusión.  

En conversaciones con Yara, Domínguez explicó: “La aeroponia, que se inició con la hidroponía y avanzó hasta esta tecnología, elimina la necesidad de utilizar una matriz sólida.  Las raíces están en una cámara oscura y al aire, y son asperjadas periódicamente con una solución nutritiva. Al no haber interacción con el suelo, la solución nutritiva le va a dar al cultivo exactamente lo que uno quiere que reciba. Así, la captación de nutrientes por parte de la planta es sumamente eficiente. La solución usada es de las que se denominan generales o universales, a la que fuimos modificando en base a las necesidades particulares que detectamos en cada variedad de papa”.

En cuanto a los resultados, la bióloga causó gran impacto al decir que “la producción tradicional de semilla pre-básica tiene, en el sudeste de Buenos Aires, un rinde promedio de 3 a 5 mini tubérculos por planta. Con el método de aeroponia tuvimos un rinde promedio de 20 minis por planta, pero hemos tenido plantas de variedad spunta con un rinde promedio de 40 mini tubérculos por planta. Así que confiamos plenamente en la potencialidad del método y que puede rendir aún más. Este es apenas el tercer ciclo que llevamos adelante”.

Además de la mejora del rinde, también se debe remarcar el alargamiento del ciclo de vida de la planta que se obtiene. “Tenemos variedades Daisy que ya llevan 230 días de vida, el doble del ciclo de vida común. Teniendo esto en cuenta, el productor que adopte este método podría hacer sólo un ciclo por año, y no dos como hace tradicionalmente, bajar el costo a la mitad y obtener un rinde de 20 papas por planta”.

Por último, Domínguez se dirigió a los interesados en incursionar en este método: “lo fundamental para arrancar es saber cómo hacer el cultivo, para lo cual siempre pueden consultarnos. En cuanto a la tecnología, las cámaras de cultivo aeropónico se venden ya armadas. Lo más caro es el invernáculo pero un productor tradicional ya lo tiene, con lo cual sólo tendría que sustituir las macetas o canteros por las mesadas o cajones de aeroponia. El proyecto nuestro lo iniciamos con cajones muy básicos con una estructura metálica y polietileno. Las bombas son pequeñas y los picos de riego son de los más comunes. Y en caso de corte energético, alcanza con una batería de auto para alimentar las bombas”.

Acerca de Yara

Yara ofrece soluciones para la agricultura sostenible y el medio ambiente. Nuestros fertilizantes y los programas de nutrición de cultivos ayudan a producir los alimentos necesarios para la creciente población mundial. Nuestros productos industriales y soluciones tecnológicas reducen las emisiones de gases de efecto invernadero, mejoran la calidad del aire y apoyan las operaciones seguras y eficientes. Fundada en Noruega en 1905, Yara tiene presencia en todo el mundo, con ventas a 150 países. La seguridad es siempre nuestra principal prioridad.

Fuente: Yara Argentina S.A


Te puede interesar