Martes 11 de Mayo de 2021
El portal de la papa en Argentina
0%Variación precio
puestos MCBA
  • Intervalos nubososBalcarceBuenos Aires, Argentina
    - 15°
  • Intervalos nubososVilla DoloresCórdoba, Argentina
    - 17°
  • Cielos despejadosRosarioSanta Fe, Argentina
    - 16°
  • Intervalos nubososEstacion UspallataMendoza, Argentina
    -3° - 14°
  • Intervalos nubososCandelariaSan Luis, Argentina
    - 18°
  • Cielos despejadosChoele ChoelRío Negro, Argentina
    - 16°
  • Cielos cubiertos con lluvias moderadasSan Miguel de Tuc.Tucumán, Argentina
    10° - 15°
Ampliar
 Buscador de Noticias
Europa 02/05/2021

España (Gran Canaria): Por el Brexit subirían los precios de la semilla de papa

Gran Canaria importa 2.500 toneladas de Gran Bretaña con la que producen 36 millones de kilos al año | El consumidor tendría que afrontar un 10% de la factura

Las abundantes lluvias que han dejado en las medianías del norte desde el pasado otoño no se han traducido en muy buenas noticias para el cultivo de papas, un sector que solo en la isla de Gran Canaria produce más de 40 millones de kilos al año.

Según los profesionales esas mismas lluvias han retrasado los cultivos, y en ocasiones también han arruinado algunas explotaciones por la irrupción del mildiu, vinculado a la mayor humedad que han sufrido los cultivos.

Pero, con todo, el mayor problema no viene asociado a la climatología, sino a la situación política en el norte de Europa, con un brexit que amenaza con incrementar de manera sustancial el precio de la semilla, dado que entre un 75 al 80 por ciento de que se utiliza en al archipiélago procede de los laboratorios radicados en Escocia.

Según los cálculos de los productores afectados, un saco de 25 kilos de semilla procedente del norte de Reino Unido tenía un precio -antes de la salida del mercado británico de la Unión Europea-, en torno a los 20 euros.

Una hectárea y media o dos de terreno, que dada la fuerte presencia del minifundio en las islas es el tamaño de una explotación media, según las mismas fuentes, requieren unos 60 a 70 sacos, con variantes según lo abigarrado o despejado que plante cada agricultor, lo que implica un costo de unos 1.400 euros.

De no aplicarse soluciones por parte del Gobierno de Canarias, el incremento a partir de ahora y para las siguientes temporadas agrícolas puede suponer un gasto extra entre un 15 y un 20 por ciento más para el agricultor que trae la semilla del mercado británico, y según sus cálculos ese sobrecoste podría redundar en el consumidor de papa del país en un diez por ciento más.

Esta subida de los gastos de producción tiene además un potencial peligro colateral, siempre según las mismas fuentes, ya que al encarecer lo producido en la isla puede retraer las compras, con la consiguiente bajada de la demanda y la retirada de los agricultores que no puedan asumir la nueva situación.

El problema no es solo de ámbito insular, sino regional en cuanto Canaria importa de los semilleros escoceses un volumen de 5.500 toneladas, lo que implica a una producción de 66 millones de kilos. El resto de productores de semillas se reducen a cantidades poco significativas provenientes de Dinamarca e incluso de otros puntos de Inglaterra, los que implica, en este último caso, futuros incrementos paralelos.

Los agricultores aseveran que el Gobierno de Canarias, en este sentido, «están en Belén con los pastores», ya que sí han activado ayudas por este mismo motivo para el plátano o para el sector de la flor, pero no para las papas, algo que afecta «a miles de personas» que tienen en este cultivo una salida económica, además de ser un artículo de primera necesidad presente en todas las alacenas del archipiélago.

Por ello ya han solicitado, según advierten, peticiones al Ejecutivo canario para que, a través del Régimen Específico de Abastecimiento (REA), articulen las medidas necesarias para amortiguar los sobrecostes, «pero no prestan atención», a pesar de que estas soluciones tendrían que estar activadas antes del mes de octubre, periodo en el que comienza la compra masiva de semillas.

Pero no acaban aquí las críticas al Gobierno de Canarias en esta materia, ya que técnicos y agricultores también ponen en cuestión el diseño de las políticas encaminadas a proteger los cultivos isleños frente a la exportación puestas en marcha el pasado otoño.

Según explican subieron las tasas a la papa de importación en un cinco por ciento más, cuando ya estaban a un 10 por ciento con el sano objetivo de proteger la actividad local, pero sus efectos no cumplen con esas pretensiones, sino que al contrario la perjudican ya que suben los costos a los consumidores canarios durante todo el año. Lo adecuado, aseguran, «sería aplicar ya no solo ese 15 por ciento, sino incluso del 30 al 40 por ciento por un periodo limitado, el que va desde los meses de marzo a septiembre, que es la temporada en la que sale el grueso de los cultivos de Canarias, y el resto del año dejar exento del gravamen a la papa que entra de fuera, porque mucha gente se compra un saco para su casa, y el que por ejemplo lo hace en diciembre está pagando un 15% más de dinero por un producto básico».

Pero de momento, se está comenzando a cosechar lo plantado hace entre tres y cuatro meses, en una temporada en la que se ha cultivado «tanto o más», que el año pasado, que quedó afectada por el cierre de los establecimientos por el covid. 

Las lluvias han hecho que se hayan retrasado las plantaciones y se corre el peligro de que la producción salga a la vez tumbando los precios. Si bien durante estos días «están altos, pagándose a los productores entre los 0,70 a 0,80 euros por kilo». 

En este aspecto, «tenemos esperanza, porque al fin y al cabo la agricultura es un refugio para los pequeños y medianos agricultores, porque entre las cosas de la vida, la agricultura es una de las cosas más ciertas frente a las crisis». 

Fuente: laprovincia.es


Te puede interesar