Miércoles 28 de Octubre de 2020
El portal de la papa en Argentina
-2.56%Variación precio
puestos MCBA
  • Cielos nubosos con lluvias débilesBalcarceBuenos Aires, Argentina
    - 18°
  • Intervalos nubososVilla DoloresCórdoba, Argentina
    11° - 22°
  • Cielos nubosos con lluvias débilesRosarioSanta Fe, Argentina
    10° - 21°
  • Intervalos nubososEstacion UspallataMendoza, Argentina
    - 23°
  • Cielos despejadosCandelariaSan Luis, Argentina
    13° - 25°
  • Intervalos nubosos con lluvias débilesChoele ChoelRío Negro, Argentina
    - 21°
  • Intervalos nubosos con chubascos tormentososSan Miguel de Tuc.Tucumán, Argentina
    17° - 33°
Ampliar
 Buscador de Noticias
Argentina 11/10/2020

Argentina (San Pablo-San Luis): Los hermanos Aguilera se la juegan por la papa aun sin lluvia

Los productores decidieron apostar a lo que saben y el martes pasado terminaron de sembrar sus cuarenta hectáreas con esfuerzo. Esperan optimistas la época de cosecha.

La papa frita, en puré o hervida es por excelencia uno de los alimentos más elegidos por los argentinos a la hora de acompañar una ensalada, un asado o una milanesa. En la localidad de San Pablo, en el norte provincial, viven Pablo y Alfredo Aguilera, de 53 y 52 años, son dos hermanos que producen alrededor de dos mil bolsas de veinte kilos por año. Trabajan desde muy pequeños en un campo que heredaron de sus padres, junto a los conocimientos y el esfuerzo que requiere tan inmensa tarea.

Presidente del Automóvil Club de Tilisarao, corredor amateur de rally y apasionado por los autos, Alfredo, o "Tronco", como le dicen sus amigos, habló con la revista El Campo subido a su tractor mientras trabajaba en la siembra. "Estamos un poco atrasados, lamentablemente la sequía nos modificó las fechas de siembra, deberíamos haberlo hecho antes, pero igual decidimos arriesgarnos. Estábamos un poco indecisos porque el dique está bajo y nos ha costado mucho poder regar las cuarenta hectáreas en las que estamos trabajando", contó con tono optimista, y agregó que la fecha ideal para implantar la papa es del 5 al 24 de septiembre.

Codo a codo, prepararon el suelo durante junio y julio. "El movimiento que requiere producir papa es muy costoso. El primer paso para comenzar a trabajar es dar vuelta la tierra. Nosotros utilizamos el sistema de surcos, hay que dejarla bien cernida, abonarla y pasar la sembradora. Además es importante contemplar en la planificación cómo será el sistema de riego para que el tubérculo no se quede sin agua", explicó.

Alfredo indicó que el clima también es un factor muy importante a la hora de trabajar la papa. "Este tipo de  cultivo consume mucha agua y este año nos jugó en contra la falta de lluvias. Antes, con que cayera entre veinte y treinta milímetros nos alcanzaba para sembrar, pero ahora no. Tuvimos que arreglarnos nosotros solos. Terminamos de implantar las semillas y tendremos que regar de nuevo para que la sequía no afecte la producción, además el dique San Felipe está muy bajo", afirmó.

Otro problema que deberán afrontar los productores es el granizo, que es muy frecuente durante diciembre y enero en esta región. "La piedra disminuye el rendimiento y afecta el desarrollo de las plantas, la papa podría no alcanzar un buen tamaño y tendríamos menos cosecha", dijo, y agregó que si además está marcada no la aceptan en los mercados. Aunque reconoce que durante la campaña anterior les fue bien.

Los hermanos Aguilera venden la producción en zonas cercanas a San Pablo y principalmente en el norte del país. "Este tipo de cultivo no se puede trabajar allá, nosotros llevamos específicamente a Tucumán, Salta, la ciudad de Santa Fe y Rosario, además hacemos viajes para distribuir en algunos mercados de Buenos Aires. En la gran ciudad sí la trabajan, y la época de cosecha arranca junto con la nuestra, en enero".

La pandemia por Covid-19 también modificó un poco las cosas para la dupla productora. "Junto a Pablo y dos peones realizamos todo el trabajo, no nos movemos con contratistas. Pero sí necesitaremos entre tres y cuatro personas de la zona de Candelaria, que seguro nos van a ayudar. Solíamos ser más, pero decidimos reducir el personal por el coronavirus y nos estamos manejando con gente de la provincia, como pidió el gobernador", indicó.

En cuanto a los insumos, especificó que han aumentado: "Para darse una idea, antes gastábamos en una hectárea de papa cerca de 65 mil pesos, ahora el costo fue de aproximadamente 75 mil pesos. Si tenemos que hacer un porcentaje, yo diría que todo se incrementó entre un 12 y un 15 por ciento en comparación a otros años".

"Nosotros no producimos semillas, quisimos empezar, pero preferimos comprarlas. Sabemos que hay algunos colegas que están haciéndolas en La Carolina. En nuestro caso, las traemos de Mendoza", cuenta. 

La mayoría de las frutas y verduras se cultivan con una semilla. La papa crece a través tubérculos a los que se los llama "papa semilla". Pueden ser chicas y enteras o trozos de una papa más grande. "Para plantar cada trozo se deberá tener al menos un ’ojo’ o ’yema’ y a partir de éstos se producen las raíces y los tallos y brota la planta", explicó la técnica.

Una vez que se cosecha la papa, hay que limpiarla. "Considero que lo que le hace falta a la provincia es un lavadero de papas propio. Es un costo más que se suma al precio final del producto en los supermercados. Tenemos un colega que las lleva a Villa Dolores. Pero sería bueno tener uno en San Luis, para no tener que salir de la provincia", opinó.

La expectativa es grande. "El rinde anual es de dos mil bolsas de veinte kilos por año. La lluvia nos favorece mucho, ahora estamos rogando que caigan alrededor de 40 ó 50 milímetros al menos. Eso nos favorecería mucho, estaríamos más tranquilos porque no tendríamos que regar hasta dentro de 10 o 15 días", expresó Alfredo, y aclaró que en cuanto al cuidado de las plantas no utilizan fertilizantes e insecticidas que no estén aprobados por Senasa.

En la zona de San Pablo son alrededor de cinco los productores de papa. Alfredo aseguró que el clima y el suelo favorecen este tipo de cultivo. Se siembra a principios de la primavera en las zonas templadas  y a fines del invierno en las regiones más cálidas.

Durante sus comienzos en la actividad, Pablo y Alfredo se asociaron a otros productores de Villa Dolores y junto a ellos lograban trabajar sobre una superficie mucho más grande, llegaban a las cien hectáreas, pero con el tiempo decidieron  hacerlo solos.

"En nuestras cuarenta hectáreas trabajamos una sola cosecha de papa, el año pasado hicimos el intento de hacer dos, pero no llegamos lamentablemente. Pero no paramos nunca. Además de nuestro campo, alquilamos unas cien hectáreas más para producir maíz y otras cien para hacer alfalfa. Nos dedicamos a los rollos de la pastura y hacemos fardos. Esto nos permite trabajar todo el año", dijo.

Las últimas semanas fueron difíciles para los hermanos Aguilera: se sintieron  afectados por las imposibilidades que produce la pandemia; el paro de productores que no dejó que un camión con semillas llegara a tiempo hasta su campo; el incremento de los insumos en un 15% y la atención puesta en la zona de los incendios. "A pesar de todo lo logramos, pudimos terminar de sembrar, eso nos da tranquilidad, ahora resta esperar lo mejor", expresó.

Las variedades

Existe una amplia gama de variedades de papa. En el mundo elaboran aproximadamente tres mil. En Argentina las más conocidas son la Innovator, la Atlantic, la Asterix , Sagitta entre otras, más algunas desarrolladas en el país por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), como la pampeana, la calén y la newen. Sin embargo, según la institución agropecuaria, el mayor volumen cosechado en Argentina es de Spunta.

"La Spunta es una papa de crecimiento más lento y rinde un poquito menos que la Sagitta. Su forma es alargada y es la que se encuentra frecuentemente en las bateas de los los supermercados. Tiene un aspecto  más amarillento a la hora de cocinarla. Es la más elegida en el norte argentino”, aseguró  Alfredo, y añadió que ellos producen alrededor de mil quinientas bolsas.

Pero además trabajan la variedad Sagitta, especificó que no es la que más les gusta a los argentinos, aunque sí la prefieren en Brasil. "Este tipo de tubérculo es mucho más redondito y es el que se usa para preparar papas fritas. Es de color blanco. Es el preferido de los consumidores de Santa Fe y de Buenos Aires”, indicó, y agregó que tiene un aspecto más estético, que la eligen porque su forma denota una mejor calidad y que generalmente la compran los restaurantes. De la variedad Sagitta los productores elaboran alrededor de mil ochocientas  bolsas.

Una herencia familiar

Pablo y Alfredo tienen sus parejas. Ambos tuvieron varones y mujeres que serán, como ellos, herederos de la actividad productiva que realizan desde pequeños.

"Mis padres nacieron y permanecieron toda su vida en San Luis. Yo tengo dos hijos, la mayor tiene 13 años y el más chico 8", contó, y siguió: "En cambio mi hermano tiene siete. El más grande de mis sobrinos estudia en Río Cuarto para ser ingeniero agrónomo. Este año, por la pandemia, se vino a San Luis a darnos una mano. Trabaja con nosotros en el campo, pero ni bien volvamos a la normalidad se va para recibir el título, porque le queda poco para tenerlo", contó orgulloso el productor, que se inició en la actividad a los 12 años junto a su padre.

“Aprendí todo cuando era chico. Heredamos este campo y es lo que le dejaremos también a nuestros niños. Hace cuarenta años que elaboramos papa. Mis viejos también la trabajaban, pero además cultivaban cebolla y ajo. Tenían una muy buena cosecha. Pero nosotros de a poco y por los costos fuimos cambiando de actividad, ya que se necesita mucha gente para trabajar ese tipo de cultivos”, especificó el productor.

Cuando Alfredo se baja del tractor o de la sembradora, se ocupa de otra actividad que también le da placer: los autos. “Es una de mis pasiones, durante la semana estuve hablando con Pablo Bonino (Presidente Federación Regional de Automovilismo Deportivo de San Luis) y es posible que se habiliten las pruebas de rally. La verdad es que las extraño. Acá tenemos un circuito, es posible que pronto podamos organizar carreras de  karting o rally. Pero tendrá que ser sin público. Por ahora no voy a poder correr, pero sí he participado en Concarán, es una actividad muy divertida, que me apasiona".

Fuente: eldiariodelarepublica.com


Te puede interesar