Lunes 25 de Mayo de 2020
El portal de la papa en Argentina
4.84%Variación precio
puestos MCBA
  • Cielos nubosos con lluvias débilesBalcarceBuenos Aires, Argentina
    10° - 15°
  • Cielos despejadosVilla DoloresCórdoba, Argentina
    10° - 22°
  • Cielos despejadosRosarioSanta Fe, Argentina
    10° - 19°
  • Cielos despejadosEstacion UspallataMendoza, Argentina
    - 18°
  • Cielos despejadosCandelariaSan Luis, Argentina
    - 25°
  • Cielos despejadosChoele ChoelRío Negro, Argentina
    - 17°
  • Cielos despejadosSan Miguel de Tuc.Tucumán, Argentina
    - 23°
Ampliar
 Buscador de Noticias
Latam 30/03/2020

Ecuador: Agricultor conserva papas nativas en Cañar

“Hemos nacido con el cultivo de papas, nuestros mayores siempre han sembrado y nosotros hemos ido aprendiendo en la rutina diaria”, dice Manuel Narváez, oriundo de la parroquia Chorocopte de la provincia del Cañar.

Don Manuel conserva el cultivo de papas nativas. Para consumo familiar cosecha entre otras, la papa mirlo, chaucha yutu, yema de huevo, cuchishpa, ojo de venado, plumilla, chiwila, wicupa, uchu rumi, cuenca manka y achupilla, esta última conocida también como la ‘prueba nueras’.

“En la antigüedad, esta papa la debían pelar las mujeres que se iban a casar, si pelaban bien conseguían al esposo y la que no podía no se podía matrimoniar”, cuenta el papicultor al referirse a la achupilla, una papa con una forma particular por sus protuberancias. En kichwa esta tradición es conocida como la ‘novia arina’ que significa ‘estrenar’ o ‘poner a prueba’.

En su parcela en el sector de Milmilpamba en Chorocopte, don Manuel cultiva alrededor de 50 variedades de papa nativa de distintas formas, tamaños y colores, que se han ido perdiendo con el paso del tiempo debido al agronegocio, al monocultivo, a la sobreproducción de papa comercial y a las técnicas de agricultura convencional.

El campesino de 56 años es el único de esa zona que conserva estas especies nativas de tubérculos con los que ha participado en exposiciones, ferias e intercambio de semillas en las provincias de Pichincha, Chimborazo, Bolívar, Tungurahua y Azuay.

Además, el agricultor cosecha la papa comercial como la bolona, la jubaleña y la superchola que las vende en los mercados de Cañar. El precio depende de la temporada.

Cuentan los mayores que el cultivo y domesticación de la papa se remonta a unos 5.000 años, sin embargo, varias especies se han ido perdiendo.

MercadoAndrés Arciniegas docente de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Cuenca, señala que la pérdida de semillas nativas se debe a que se cae en una lógica de mercado.

“En la antiguedad había unas 400 variedades de papa destinadas al consumo humano, pero en la actualidad se consumen máximo cinco: chola, superchola, esperanza, gabriela y chaucha”, explica.

Para el docente esto genera un monocultivo lo que provoca una sobreproducción, que es un detonante en los procesos de comercialización en donde la cadena de intermediarios es la única favorecida, provocando pérdidas para los agricultores.

Y es que la presencia comercial de la papa nativa en los mercados y su hábito de consumo son limitados, por lo que don Manuel se ha propuesto recuperar estas tradición que aspira dejar como legado a sus hijas Luisa y Brittany de 10 y 13 años, quienes conocen ya de las labores agrícolas.

En Cañar se estima que unas 1.700 hectáreas de tierra están destinadas al cultivo de papa, al que se dedican sobre todo los mayores de 40 años.

Don Manuel aplica los saberes ancestrales del calendario andino que está regido por los solsticios y equinoccios, relacionados con el sol y la luna y vinculados con la tierra y con la productividad. 

Fuente: www.eltiempo.com.ec


Te puede interesar