Lunes 13 de Julio de 2020
El portal de la papa en Argentina
0%Variación precio
puestos MCBA
  • Cielos despejadosBalcarceBuenos Aires, Argentina
    -
  • Cielos despejadosVilla DoloresCórdoba, Argentina
    - 16°
  • Intervalos nubososRosarioSanta Fe, Argentina
    - 13°
  • Cielos despejadosEstacion UspallataMendoza, Argentina
    - 10°
  • Cielos despejadosCandelariaSan Luis, Argentina
    - 17°
  • Cielos despejadosChoele ChoelRío Negro, Argentina
    -1° -
  • Intervalos nubososSan Miguel de Tuc.Tucumán, Argentina
    - 18°
Ampliar
 Buscador de Noticias
Europa 20/04/2020

España: Cultivo de la patata en la provincia de Cádiz

Localidades como Chipiona y, sobre todo, Sanlúcar han ganado un mayor reconocimiento en la provincia. En cuanto a las variedades, “la Spunta y Fábula son las dos con las que más trabajamos”.

La climatología de la Comunidad andaluza permite el cultivo de patata prácticamente a lo largo de todo el año, clasificando las producciones obtenidas según la terminología del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de la siguiente manera:

- Patata Extratemprana: Se siembra en septiembre-octubre y se recolecta entre el 15 de diciembre y el 15 de abril del año siguiente.

- Patata Temprana: Se siembra entre diciembre y enero para ser cosechada entre el 15 de abril y el 15 de junio.

- Patata de Media Estación: Se siembra en febrero-marzo y se arranca entre el 15 de junio y el 15 de septiembre.

- Patata Tardía: Se siembra en verano y se recoge entre el 15 de septiembre y el 15 de enero del año siguiente.

Todos los tipos de patatas se pueden sembrar al aire libre, sin embargo, la Extratemprana y la Temprana que se cultiva en invernaderos (bajo plástico) suele tener un adelanto de un mes. El presente y los siguientes informes que publicaremos sobre este cultivo se basarán en los datos relativos a la PATATA TEMPRANA.

Estas patatas se han sembrado en su fecha, entre finales de diciembre y finales de enero.La dosis de siembra osciló entre los 2.700 y 3.500 kg/ha de tubérculos de siembra, dependiendo del calibre de las semillas o tubérculos. La distancia entre surcos ha sido, en la mayoría de los casos, de 80 cm y entre tubérculos entre 25 y 35 cm, según el calibre de éste. Las variedades más comúnmente sembradas han sido Agria, Alegría, Anabel, Charlotte, Exquisa, Jaerla, Nicola y Spunta.

A fecha de hoy los estados fenológicos del cultivo oscilan entre el “BBCH: 40-41” (Comienzo de la formación de los tubérculos), y el estado “BBCH: 49 (95% de los tubérculos tiene la piel madura). En las parcelas con este último estado fenológico se está aplicando el correspondiente desecante (a base de Carfentrazona-Etil) para facilitar la recolección.

Antes de la siembra, se aplicó abonado de fondo, con aportaciones a razón de unos 800-1.000 kg/ha del complejo 9-18-27, más sulfato amónico (300 kg/ha).

En el momento de la siembra se aplicó insecticida de suelo granulado, a base de Lambda Cihalotrin, así como también fungicidas para controlar posibles daños por hongos de suelo (Rizoctonia (Thanatephorus cucumeris), etc). Los fungicidas se iban aplicando en pulverización, rociando al tubérculo una vez se iba depositando en el fondo del surco de siembra.

Unos 30-40 días después de la siembra, y justo después de un aporcado, se aplicaron herbicidas de preemergencia autorizados en el cultivo (Pendimetalina, Aclonifen, etc…).

En el último mes se han registrado lluvias por lo que únicamente se han efectuado 2 riegos al cultivo.  Las precipitaciones registradas en las últimas semanas, además de favorecer el desarrollo del cultivo, han propiciado la aparición de Mildiu (Phytophtora infestans), observándose presencia de esta enfermedad en la gran mayoría de las parcelas. La virulencia de este hongo ha sido distinta de una parcela a otra, en función de la resistencia genética que tenga cada variedad. Se han realizado tratamientos fungicidas para controlar esta enfermedad más o menos cada 15 o 20 días, y siempre en función de las lluvias.

Mildiu (Phytophtora infestans): Es una de las enfermedades que más daño causa al cultivo de la patata. Es un hongo que se ve favorecido por días lluviosos o con humedad ambiente elevada. Inicialmente, el hongo requiere para su desarrollo temperaturas por encima de 10ºC y humedad superior del 90%. Temperaturas superiores a 27-30ºC suelen detener su desarrollo. Las principales fuentes de inóculo de esta enfermedad son los tubérculos infectados, así como los propios restos del cultivo, siendo diseminados por el campo por medio de agentes como el viento, el agua de riego, las herramientas, los insectos, la lluvia, etc.

Las principales plagas y enfermedades que se pueden encontrar en el cultivo, pero que aún no se han detectado en estos momentos son:

Escarabajo de la patata (Leptinotarsa decemlineata): El adulto es un típico crisomélido de forma ovalada, fuertemente convexa, cuyo tamaño aproximado es de 1x0’6 cm. Los élitros, de color amarillo crema, presentan 10 bandas longitudinales negras. Cuenta también con pequeñas manchas negras en la cabeza y el tórax. Los huevos son de color naranja claro, de forma ovalada y de un tamaño aproximado de 1,2 mm de longitud. De ellos salen las larvas, de cuerpo arqueado, inicialmente de color rojo cereza con la cabeza y patas negro brillante. En los estados sucesivos pasan a un color más anaranjado, con numerosas manchas negras alineadas a cada costado del cuerpo.

Alternaria (Alternaria solani): Produce en las hojas pequeñas manchas pardo oscuras, irregulares, con bordes angulares en los sitios en que están limitadas por los nervios, y rodeadas por halos amarillentos. Al crecer las lesiones aparecen zonas concéntricas muy visibles, quedando al final la necrosis con el aspecto de una diana. Estas manchas en diana y el hecho de no presentarse en los bordes de la hoja, son características que diferencian la Alternaria del Mildiu. Las partes atacadas pueden desprenderse y las hojas secarse y morir.

Gusanos de alambre (Agriotes spp.): Los adultos son unos coleópteros de forma alargada, presentando coloración negra o castaña con surcos longitudinales en los élitros. Los huevos son de forma esférica y color blanco. De ellos nacen las larvas, inicialmente de color blanco y tejidos blandos, pero que se van endureciendo al mudar, a la vez que se oscurecen, alcanzando la coloración amarilla y un alto grado de quitinización en las últimas mudas. Los adultos comienzan a aflorar a la superficie del terreno a principios de marzo para desaparecer a finales de abril. En el citado periodo realizan la puesta, de 150 a 200 huevos, enterrados a pocos centímetros de profundidad, preferentemente en suelos húmedos, con vegetación o cultivos. Al cabo de un mes nacen las larvas neonatas. Las larvas son muy sensibles a la desecación, desplazándose verticalmente en el suelo según varía el perfil hídrico de éste. Los daños en los tubérculos son ocasionados por las larvas medianas y grandes. Provocan erosiones en la superficie y galerías de alimentación, en general no muy extensas, provocando una pérdida de valor comercial. Dada la duración de su ciclo larvario, el conocimiento del historial de cada parcela es un buen indicador del riesgo.

Podredumbre blanda de los tubérculos y Pie negro (Erwinia carotovora subsp. atroseptica, Erwinia carotovora subsp. carotovora y Erwinia chrysanthemi):

Podredumbre blanda de los tubérculos: Las bacterias penetran por el estolón, las lenticelas o heridas abiertas en la superficie del tubérculo. El tejido infectado se vuelve blando, tomando un color pardo claro en el centro de la lesión y más oscuro en los bordes. Las infecciones suelen progresar provocando la podredumbre de toda la patata. Normalmente las lesiones son invadidas por otras bacterias secundarias que generan malos olores muy característicos.

Pie negro: Las infecciones en los tubérculos pueden afectar a las plantas que se originan de ellos. Desde el estolón, la podredumbre se extiende hacia arriba por el tallo. En los casos más severos, los brotes nacidos de semillas con podredumbres blandas se necrosan y mueren a veces antes de que emerjan. En otros casos las plantas adquieren cierto desarrollo y mueren posteriormente. Suelen presentar necrosis y reabsorción del tallo subterráneo, o una necrosis negra y húmeda muy típica en el cuello (Pie negro). Al principio, la planta presenta un crecimiento de tipo erecto, con hojas cloróticas y enrolladas hacia arriba. En los vasos aparecen coloraciones oscuras. En fases más avanzadas la podredumbre del tallo provoca la muerte de la planta. E. chrysanthemi produce a veces una extensa podredumbre medular que avanza por encima de la lesión externa.

Viruela de la patata (Thanatephorus cucumeris): En los brotes antes de emerger o en las partes enterradas de los tallos, se producen lesiones características de color castaño oscuro, que pueden rodearlos completamente o generar podredumbres, dando el marchitamiento general de la planta y pudiendo llegar a causar su muerte. Las lesiones también se producen en las raíces y en los estolones. Los chancros interrumpen la circulación de nutrientes por lo que, en la parte aérea, aparecen síntomas como enanismo, formación de tubérculos aéreos en las bases de ramas y peciolos, rosetas en los ápices vegetativos y enrollamiento hacia arriba de las hojas que toman coloraciones rojas y amarillas. En condiciones de alta humedad, se puede ver en la base de los tallos un fieltro blanco grisáceo de aspecto mohoso constituido por la fase sexual del hongo. La temperatura óptima para una infección es entre 15 y 18°C, pero la infección sigue produciéndose a 35 °C. La enfermedad es más severa en un suelo moderadamente húmedo.

Podredumbre parda (Ralstonia solanacearum). En Europa, Ralstonia solanacearum es un organismo de cuarentena. Se suele encontrar en el suelo de las regiones de clima tropical y subtropical y se transfiere a partir de la introducción de materiales de propagación (patatas de semilla, esquejes ornamentales) procedente de regiones más cálidas. Se distinguen diferentes razas que tienen una gama de hospedadores distinta pero que se solapa en parte. La raza 3 se restringe principalmente a la patata y el tomate. Mientras que otras razas tienen unas temperaturas óptimas de 35-37 °C, la óptima para la raza 3 es 27 °C, debido a lo cual es más peligrosa en regiones de clima templado. Sobrevive bien en agua y en suelos de distinto tipo y en hospedadores alternativos, como las malas hierbas. Invade las plantas a través de las heridas o estomas y, a continuación, se dispersa por los tejidos del xilema. En patata, se transmite por los tubérculos. La dispersión de una planta a la otra se produce por el movimiento de la bacteria de las raíces de la planta infectada a las adyacentes. La bacteria también se puede desplazar con el agua de riego. La incidencia de la enfermedad es mayor a una elevada humedad del suelo, como durante los periodos de lluvia. Si la temperatura es baja, la infección puede permanecer latente hasta que las condiciones sean más favorables, debido a lo cual es más difícil de reconocer los campos infectados.

Podredumbre anular de la patata (Clavibacter michiganensis subsp. Sepedonicus (Spieckermann y Kotthoff). Presenta sintomatología muy parecida a la Podredumbre parda (Ralstonia solanacearum). Los haces vasculares del tallo se taponan al ser invadidos por la bacteria y el suministro de agua a la zona superior de la planta queda interrumpido, lo que produce el marchitamiento de la planta y ocasionalmente la muerte. Al inicio de la infección se observa un marchitamiento de las hojas, que pueden aparecer marchitas en las horas más calurosas del día, aunque la planta parece recuperarse durante la noche. A medida que la infección progresa, se aprecia clorosis y posteriormente necrosis de las hojas. En el tallo, las lesiones suelen empezar en la base, pudiendo producir un oscurecimiento de los haces vasculares. Al cortar un tallo afectado se suele ver en el tejido vascular unos exudados mucosos, constituido por una gran cantidad de bacterias. En almacén, estas bacterias se propagan fácilmente de los tubérculos infectados a los sanos, sin que necesariamente presenten síntomas. Si se siembran tubérculos infectados, dichas bacterias pueden sobrevivir en campo durante varios años. En campo, la dispersión de las bacterias se produce fácilmente a través de la tierra adherida a los zapatos, maquinaria, aperos o simplemente es transportada por el viento, agua, insectos, etc...

Zebra Chip de la patata (Candidatus liberibacter solanacearum). Es una bacteria perteneciente a la familia Rhizobiaceae, Gram-negativa, limitada al floema de las plantas cuya transmisión principalmente se da a través de insectos vectores (de forma circulativa y transovarial en algunas especies), aunque también puede darse por injerto, por semilla o por tubérculos de patata infectados.

Es importante conocer el pronóstico de precipitaciones a corto plazo, ya que es un factor clave a la hora de escoger el fungicida a emplear, ya que los que actúan por contacto sufren el lavado por lluvias, mientras que los penetrantes y sistémicos no son lavados, siempre y cuando transcurra al menos una hora desde la aplicación y el inicio de la lluvia.

Consulte aquí más información sobre plagas y enfermedades de la patata.

Fuente: www.juntadeandalucia.es


Te puede interesar